“Un ordenador del tamaño de un ‘pendrive’ y un dispositivo de bolsillo que carga Windows 10 en un iPad son ejemplos de cómo la miniaturización marca la pauta de los ordenadores.” tecnologia.elpais.com

los pc de bolsillo

La realidad es que los PC de bolsillo ya no son tan novedad. De hecho el 2015 fue algo así como “el año de los mini ordenadores”. Si hacemos un poco de memoria, fue el propio Intel, quien, a principios del año pasado en la consagrada feria CES en Las Vegas, presentó el Intel Compute Stick, un dispositivo con la apariencia de un pendrive, que al ser conectado a cualquier pantalla HDMI la transforma en un ordenador que cuenta con un sistema operativo capaz de efectuar trabajos de productividad, consumo de archivos multimedia y navegar por internet. Este pequeño invento prometía llevar tu PC cómodamente a cualquier lado y hacer que cualquier pantalla pudiera transformarse, potencialmente, en tu monitor.

A esta obsesiva intención de miniaturización y wearabilidad (tecnologías de computación) de Intel, se sumaron varios otros intentos que dejaron su huella en el camino. El MagicStick, el Ockel Sirius B, e incluso la propuesta de Google, los Chromebit se cuentan entre ellos. Sin embargo, la mayoría, no tuvieron mayor éxito. Por su parte, el iBall Splendo (Microsoft India) y el Lenovo Ideacentre Stick 300, aunque alcanzaron mejor recepción, contaban con características casi idénticas al Compute Stick (Intel) y ninguna diferencia apreciable.

La verdadera diferencia en la carrera de los PC de bolsillo, la vino a hacer el Kangaroo Mobile Desktop PC. Infocus, el conocido fabricante de proyectores, apostó sus cartas a un miniPC de 99 dólares con formato similar al de un disco duro externo pequeño. Este dispositivo de 200 gramos y medidas de 124 x 80,5 x 12,9 mm, gobernado por un procesador Intel Atom x5, cuenta con 2 GB de memoria LPDDR3 y 32 GB de memoria Flash eMMC para su almacenamiento (capacidad ampliable hasta 128GB con tarjetas microSDXC). Además tiene sensor de huella dactilar, WiFi de 802.11ac, Bluetooth 4.0 y una batería, que según el propio fabricante, podría durar hasta cuatro horas.

Lo interesante del Kangaroo, lo cual representa un salto para los dongles HDMI, es su software OSLinx, el cual permite conectar el dispositivo a un iPad o iPod, y convertirla en una pantalla multitáctil con sistema operativo Windows 10.

Intel, por su parte, lanzó su Intel Compute Stick 2.0 en la CES 2016. Con importantes mejoras, la nueva versión de USD $159 cuenta con un procesador Intel Atomx5, que permite mejor rendimiento en menor espacio y un consumo más eficiente de la energía que el que permitía el procesador de la versión anterior. A su vez, cuenta con sistema operativo Windows 10 (antes 8.1) y WiFi más rápido (802.11ac). En relación a su diseño, esta versión es algo más larga que la pasada, ya que en vez de un puerto USB posee dos, uno 3.0 y otro 2.0.

Así que teniendo en cuenta todo esto, ¿te animas a probar un PC de bolsillo e incluso usarlo con tu tablet?